Millennials, Confianza y Gestión del Talento

Ecosistema Interno, Escriben nuestros Consultores 2 306

Tiempos diferentes, personas diferentes, gestión diferente.

Los Millennial (la generación  que está adquiriendo protagonismo en el mercado laboral)  son distintos.  Cada día nos lo dicen en prensa, televisión,  redes sociales…. ¡Pues claro que son distintos!  Cada generación es distinta a la anterior.  Lo que ocurre ahora es que la capacidad de acceder a la información es prácticamente infinita y ello nos permite disfrutar de abundantes datos para avalar ésta y otras afirmaciones que manejamos todos alegremente.

He estado echando un vistazo a Millennials in Adulthood, publicado en Pew Research Center hace algún tiempo pero perfectamente vigente. Ofrece datos muy interesantes, pero a efectos de este artículo voy a centrarme en tres aspectos que inciden en la gestión del Talento de la empresa:  Confianza, Finanzas y Autoconcepto.

Al decir “Confianza” me refiero a cuánto confían los millennials en los demás, partiendo de la base de que confiar en otros es un magnífico principio para desarrollar una personalidad equilibrada y madura.

Cuando digo “Finanzas” hablamos de cuánto dinero tienen y / o  piensan tener los millennials para vivir como  les gustaría, porque sin poder adquisitivo pocas cosas se pueden hacer en esta sociedad nuestra actual.

“Autoconcepto” es más fácil:  cómo se ven a sí mismos 🙂

Pues bien, respecto a “Confianza” los millennials dicen:

Millennials Less Trusting of Others

Viendo el gráfico no parece muy probable que los millennials se fíen despreocupadamente de lo que digan los demás, incluyendo obviamente jefes y compañeros de trabajo.

Respecto a “Finanzas”, se posicionan así:

Financial Future (Millennials)

Parece claro que en la actualidad no disponen de suficiente peculio pero suponen que no tendrán grandes problemas al respecto en el futuro.

¿Y cómo se posicionan respecto a “Autoconcepto”?

Autoconcepto (Millennials)

Parece ser que, respecto a generaciones anteriores, los millennials son menos religiosos, menos patriotas, menos ambientalistas y más partidarios de apoyar los derechos de las minorías (la encuesta cita gays).

Así que, de acuerdo con este estudio, tenemos una generación de personas jóvenes que, en comparación con las generaciones anteriores:

  • No se fían demasiado de los demás;
  • No tienen suficientes medios económicos pero esperan conseguirlos en el futuro;
  • No dan excesivo protagonismo a los valores tradicionales para otorgárselo a una visión más inclusiva de la sociedad.

Por otro lado, si consultamos el estudio internacional de Randstad, se confirma que los jóvenes, en general,  solicitan a las empresas

  • jornada laboral menos rígida,
  • clima laboral agradable,
  • horarios adaptados a necesidades personales

Y, de acuerdo con  El País, (“Todas las empresas quieren seducir a los “millennials”):

“Esta generación busca marcas transparentes, honestas y que mantengan políticas de responsabilidad social corporativa” . Jesús Melero (@jesmelero)

Además, el citado estudio de Randstad dice que los jóvenes prefieren jefes que destaquen por su honestidad, fiabilidad, sinceridad, inteligencia, seguridad y atrevimiento.

Es decir, parece que se confirma que los millennials tienen claro qué quieren y que ponen ellos las condiciones, estando seguros además de que lo harán bien y tendrán un adecuado modus vivendi.

Por otro lado,  diversos estudios (por ejemplo, los de David G. Rand (@David_G_Rand) informan que las culturas donde las personas no están todo el tiempo pensando que los demás les van a engañar tienen mayores índices de desarrollo económico y político.  Si extrapolamos esta aseveración al ámbito de la empresa, podríamos decir que las empresas en las que existen adecuados niveles de confianza tienen más probabilidades de conseguir buenos resultados, tanto económicos como de reputación corporativa.

¿Cómo generar un cambio cultural corporativo aglutinando todos estos conceptos, algunos de ellos aparentemente antitéticos?

Es posible que exista más de una forma, pero nuestra experiencia nos demuestra que un modo excelente es contar con directiv@s que ejerzan un liderazgo líquido y  que aporten una visión de la ética basada en virtudes básicas como  justicia, sinceridad y generosidad:  un cóctel perfecto para modular las altas expectativas de las personas que trabajan para la empresa con las exigencias del mercado y la necesidad de que la empresa sea  sostenible y responsable.

Si te interesa este enfoque, puedes visitar nuestro apartado Indicadores Gandhi, donde encontrarás una somera descripción de nuestras metodologías.

 

 

 

 

About the author / 

Edita Olaizola

2 Comments

    • Edita Olaizola September 13, 2016 at 7:31 pm -  Reply

      Afortunadamente… Muchas gracias por la lectura y el interés 🙂

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

En contacto

Déjanos tu mail para estar en contacto, te llegarán por correo nuestras novedades :-)

Síguenos en las redes: